Testimonio
Testimonio de Teresa Luna Flores

Teresa Luna Flores era la esposa del sindicalista del Instituto Hondureño de Seguridad Social Francisco Bonilla, quien fuera asesinado en mayo de 1990, en el puente de El Chile en Tegucigalpa, cuando se dirigía a su casa de habitación.

En anteriores días a su asesinato, Bonilla había estado negociando la cláusula salarial con las autoridades del gobierno.

Aquí compartimos con ustedes el testimonio de su esposa.

Hablemos de como quedo usted después de la muerte de Francisco Bonilla.
Cuando la muerte de él yo quede en un callejón sin salida. El era todo para mí.

Cuantos hijos procrearon
Tres hijas grandes. Tenía cuatro pero se me murió uno y tengo tres hijas grandes, las cuales no terminaron de estudiar por recursos económicos, porque cuando él ya murió todo se me vino abajo.

Cuantos años tenían sus hijas cuando el murió
Las menores tenían doce años, son gemelas y la mayor quince y la menor se quedo en segundo de derecho, ahora quiere volver a estudiar. A una de las gemelas le hicieron falta dos meses para graduarse porque yo no tenía dinero para pagar y fui a los derechos humanos y me dijeron que no me podían ayudar.

Después que fue ultimado su esposo como hace usted para mantener a sus hijas
Yo trabajo en enfermería, en ese entonces solo ganaba L. 1,800.00, y por eso decidí irme para la mosquita allá gano L. 3,800. Y con eso... ahora mis hijas trabajan y ya la ayuda que yo les doy es menos. Pero me duele porque no terminaron de estudiar.

A raíz de la muerte de su esposo usted decide irse a la mosquitia para mejorar económicamente
Exactamente, pero ahora estoy viendo que me sale peor, porque el pasaje tan caro, allá no hay transporte terrestre solo marítimo y aéreo. Entonces, en eso estoy ahorita a ver si me dan un traslado para cualquier otro lugar, pero que tenga transporte, por ellas por mis hijas, porque las pequeñas dicen que no siguen estudiando. Ellas se sienten desprotegidas, no estoy yo no esta su papá.

Un buen giro dio su vida después de lo sucedido a su esposo.
Pero para mal, para mal. Sí bastante porque hablándolo así yo estaba bien recostada hacia él, porque él era todo para nosotras y cuando el murió yo quede... no sabia que hacer en esos momentos.
Estuve dos meses que me costo volver a la realidad que ya no lo tenia. Durante esos dos meses yo creí que el estaba y lo esperaba. Inconscientemente yo lo esperaba y después me fui dando cuenta, pero ahora.....

Se desvelaba esperándolo
Yo le oía los pasos, las llaves yo se las oía. Me sentaba en la cama y creía verlo que el iba a entrar. Un giro bastante mal para mi. Para mis hijas y para toda la familia de él. El también le ayudaba a la mamá.

A raíz de esto como han actuado sus hijas
Ellas han actuado....

Se desesperan
Bastante, principalmente la mayor que era bien apegada a él, y las pequeñas eran mas apegadas a mi, pero aun les a molestado. Ellas siempre están pendientes de la tumba de él y todo, pero siempre tienen aquella cosita. Ellas dicen que por la muerte de su papá ellas no son nadie, no son nada. Ahorita dicen ellas que van a estudiar este año. Yo siempre les ofrezco mi ayuda, aunque poca porque no puedo.

Ha sido difícil la lucha
Bastante, bastante difícil, tanto para ellas como para mí, bastante ha sido

Y la decisión de alejarse un poco
Si, el alejarme de Tegucigalpa, de ellas, también ha sido duro para mi. No me quisiera ir, si no me resuelven nada me tengo que ir porque no puedo perder mi trabajo. Ellas no quieren que me vaya, ellas dicen que busque un trabajo aquí, pero no puedo buscar un trabajo nuevo, no puedo. Tengo que irme.

Que nos dice de su hija que era apegada a su esposo y tengo entendido que a las menores también les ha afectado
No, nos a afectado bastante a las cuatro, pero ella era bastante apegada a el. Ella lo esperaba en la noche, en el almuerzo, en la cena, a toda hora. Ella cuando salía de la escuela sus quejas era con él y todo. Le ha afectado bastante y todavía, porque ante ayer estuvo llorando, decía que la vida de ella había cambiado drásticamente desde que murió su papá. En cambio las pequeñas sufren, si sufren por él, pero aquellas son mas calladas y sufren en silencio. Ellas cuando se sienten mal se van para la tumba y allá lloran y platican con él, supuestamente.

Van a la tumba a buscar consuelo
Sí, ellas le arreglan la tumba y cuando le echan agua le dicen te estamos bañando papi… son cosas que son pequeñeces pero para ellas es grande.

Algo valioso, porque cuando el existía llegaba les deba las buenas noche, las besaba...
Les daba un beso, iba a ver si estaban cobijadas. Él fue un padre excelente con mis hijas y conmigo también. Él tenia como todos un defecto, verdad, pero en la casa era todo para nosotras, Un hombre bien cuidadoso con sus hijas. El si estaba largo, salía porque viajaba con el sindicato de gira, pero él a cada tiempo de comida estaba la llamada para ellas y para mi para preguntarme que les iba a dar de cenar, que si ya habían venido de la escuela todo eso y es molesto para uno porque yo a veces me siento que no valgo nada, sinceramente.

Porque se siente así
No sé porque ahora que el tiempo va pasando es cuando mas lo necesito.

Ahora sus hijas están creciendo...
Lo necesito tanto y no me gusta hablar de él

Por lo que paso


Son once años
Va a cumplir once años ahora en mayo

Once años de sufrimiento y dolor y no se ha hecho justicia
No se ha hecho y ni creo que se vaya hacer nunca. Se va a quedar así porque supuestamente nadie sabe nada, nadie sabe como murió, quien lo mato, ni nada.

Hubo una testigo que tubo que salir exiliada
Si, se fue, la despacharon pero ella nunca dijo nada, porque le andaban ahí. Le rondaban la casa, el trabajo. No la podían ver en ningún lado porque al parecer la amenazaban también, no se.

Fueron hostigadas ustedes después de la muerte de el.
Hostigadas, hostigadas no. Pero fíjese que yo estuve como cosa de cuatro años que a mi me seguía un carro donde quiera que yo iba. Cuando yo iba al trabajo, cuando salía del trabajo a las once de la noche, un carro gris con una cinta negro. Ese carro siempre iba no al par mío, sino que atrás. Hasta que yo me metía a mi casa y se quedaban un rato. Salía un hombre con una gorra, se la ponía se la bajaba hasta cierto lugar.

Lo identifico
Nunca lo identifique, no supe quien era y ya después desaparecía. Estuve así como cuatro o cinco años, después de que él murió.

Ahora que han pasado estos once años que espera, siempre va seguir el sufrimiento, la angustia de no saber que no se ha hecho justicia.
Siempre la voy a tener y creo que me voy a morir con esa angustia y si son mis hijas también. Mi hija mayor dice que va estudiar leyes para investigar el caso de su padre, no sé hasta donde va llegar.

A raíz de lo que le pasa a su esposo usted busca trabajo
No, yo Trabajaba también.

Le servia de soporte.
Yo trabajaba en el Instituto de Seguridad Social también, yo mi sueldo lo guardaba y solo dejaba lo necesario. No me tocaba comprar nada, absolutamente nada. El era un hombre muy responsable con sus hijas, en el colegio, en la escuela porque la mayor estaba en el colegio y las menores en la escuela. Hasta para las sesiones era él que iba. Solo cuando él no estaba o cuando tenia ganas de ir yo, pero él era responsable de ir a las sesiones que hacían en la escuela.
 
Inicio
Desaparecidos
Historia
Publicaciones
Documentos
Casos
Voces contra el Olvido
Testimonios
Memorias Vivas
Violadores de DD.HH.
CONTACTENOS
© COFADEH, 2004 Contactenos - Inicio