Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras
Inicio Casos
Desaparecidos Testimonios
Publicaciones Documentos
Violadores DDHH Memorias Vivas
Historia Contacto

Bertha Julia Trinidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Testimonios

TESTIMONIO DE DOÑA BERTHA TRINIDAD

Bertha Trinidad es la madre de Ramón Briceño Trinidad, quien fuera asesinado el 2 de junio de 1990, por fuerzas paramilitares de Honduras.

El día de su desaparición y posterior asesinato, Briceño venía de la vela del dirigente sindical del Instituto Hondureño de Seguridad Social, Francisco Bonilla, quien también había sido asesinado en el puente de El Chile en Tegucigalpa.

Briceño laboraba en el Banco Central de Honduras. Dejó a tres pequeños hijos desprotegidos, por culpa del Estado hondureño.

Compartimos con ustedes el testimonio de Bertha Trinidad, quien ha perdido la esperanza de que se haga justicia. De que el caso de su hijo no quede en la impunidad, como la mayoría de los delitos de lesa humanidad.

Recuerdenos como desaparece su hijo
Mi hijo trabajaba en el Banco Central de Honduras porque él estudio perito mercantil y contador público en el Central Vicente Cáceres y después en la Universidad se hizo licenciado. Y de ahí lo vigiaron (Banco Central) y el día viernes que desapareció un hombre lo estaba esperando y ese hombre lo siguió, lo siguió y no me lo dejaba tener vida. Supuestamente iba a una sesión en San Pedro Sula y ya el no volvió a aparecer. Esa misma noche lo mataron, y esa misma noche lo fueron a tirar a los Llanos y el domingo una gente lo encontró, ya a punto de descomponerse.

Como se sintió cuando recibió la noticia
Uy ni quiera Dios. Yo caminaba en la calle como si no era yo la que andaba en el cuerpo, me agarro una cosa tan fea que yo tanteaba que me iba a caer, me agarraba de los barrotes de una ventana y ahí me estaba parada mientras aquello me pasaba. Cuando aquello me dio y me pasaba decía a caminar otro poquito. Este junio va a ajustar once años y todavía lo tengo como que haya sido ayer.

Usted tiene un lugar donde ir a dejarle flores
El esta enterrado en el Jardín de Paz Suyapa. Así cuando hallo con quien ir, voy a visitar la tumba de él, voy a limpiarlo. El cuatro de junio que lo enterramos le mando a rezar.

Cree en la Justicia
Esa clase de asesinatos no es una persona cualquiera que lo hace, en esa cosa están metidos los militares. Yo lo digo por esto. Por burla el día que el se esta velando, mandaron un ramo de flores un militar y él no tenia amigos militares. Como una alegría como algo así que sentía él por lo que le habían hecho, por eso digo yo que no fue una gente cualquiera y también a mi hijo no fue uno solo que lo mato, a mi hijo fueron varios.

Cree que se ha hecho justicia
Si están en alto poder no les han hecho nada, pero yo tengo la gran fe en Dios que si todavía no a puesto su mano la va a poner, la va a poner. Porque solo es el único que los puede poner la mano y nosotros como somos con el poder divino, sin embargo, él no nos hace ningún daño. En esos días que le paso a mi hijo, es que en dos en dos o tres en tres los estaban quitando diariamente. Así que lo fueron a botar después de matarlo a los Llanos y ya estando en el suelo le pegaron once balazos. Como va a creer tanta cosa, le pusieron tres o cuatro balazos en la frente, un balazo en un ojo, uno en la boca, cuatro en el pecho. Y la gente que oyó y uno de ellos ya murió, lo tenia de vigilante en una bodeguita, dice que él sintió el carro que entró y al rato escuchó los tiros. Yo digo que hubo militares que tuvo que ver en esto.

Que pide contra estos militares
A Dios le pido que haga justicia porque uno de pobre no puede más. Pero el poder divino de Dios pondrá la mano. Dice un dicho que lo que el padre hace los hijos lo pagan, pero yo no quiero eso pero Dios es el que sabe.

De donde saca fuerza para fortalecerse
Tengo dos hijas, son pobres ellas, pero ahí andan en el hospital conmigo para que yo salga adelante. Solo me la paso tomando medicina y hay días que amanezco bien y hay días que no. Ya no vivo a gusto. Desde que ese muchacho me faltó, ya no todo ha cambiado para mí y pienso que solo la muerte le puede ayudar a uno.

Guarda rencor
Si porque mi hijo no era malo, no era malo. Lo único de él era que le gustaba andar en ese asunto del sindicato, que tales sesiones del sindicato en la Universidad. Se la llevaban así porque el era pobre y le gustaba que sus compañeros fueran adelante y si él miraba que si alguno de sus compañeros por pobreza u otra cosa se quedaba atrás, el buscaba la manera de ayudarle para que saliera adelante. Yo le decía a él, Toño ahí déjalos haber que hacen. Mamá me decía, ya miro que a usted no le interesa la demás gente, solo usted. Pobrecitos mamá, pobrecitos, son pobres y tiene muchos hijos y los trabajos no están muy buenos y ellos necesitan salir adelante mamá, así que hay que darles una ayudadita. El hacia quermés en la universidad para ayudarle a los que tenían problemas de dinero aunque sea en poquito… ayudarle.

Esas heridas nadie las borra
Es una cosa que jamás se borra, jamás, ya que puede ir para donde usted se quiera ir y aquella tristeza que a usted le a pasado donde le han quitado a alguien de su familia jamás se le olvida, jamás se le olvida peor, teniendo un hijos tan bueno, jamás.

Cual es su sueño
Porque aquí en la tierra no hacen justicia con nadie, yo pido a Dios que haga justicia que ponga su mano.

 
 
Violadores de Derechos Humanos

A partir de 1980 se establecen en Honduras unidades contra insurgentes y de inteligencia militar especializadas, como el cuerpo de policía Antisubversión, conocido como Cobras, las Tropas Especiales para Operaciones de Selva y Nocturnas (TESON), batallón ligero para combatir la subversión.

La desaparición Forzada

La práctica de desaparecer personas por razones políticas, se inicia en Honduras en el año de 1979, pero se practica con mayor intensidad a partir del año de 1981 .

Las Desapariciones Forzadas en Honduras han sido una práctica ejecutada y tolerada por las autoridades del Estado. La Desaparición de más de 200 personas es la prueba irrefutable de lo que la desaparición forzada fue una política de Estado durante los años ochenta.

Hogar contra el Olvido

Con el propósito de edificar un sitio conmemorativo de los detenidos desaparecidos y asesinados por motivos políticos en la década de 1980, el COFADEH adquirió –en 1999- un predio de 10,776 metros cuadrados en la aldea La Joya, municipio de Santa Ana, a unos 40 kms al sur de Tegucigalpa, zona de clima agradable y de gran belleza.

©2004 - 2007 COFADEH