Contáctenos

 

Zacate Grande:
¡Un feudo de ricos avorazados!

Al fondo playa La Virgen, donde se erigen lujosas residencias de descanso de Miguel Facussé

Unas 5 mil personas que habitan en la península de Zacate Grande, porción de tierra rodeada de las aguas del Golfo de Fonseca en el sur de Honduras, viven momentos de angustia y zozobra cuando paulatinamente son despojados de su único medio de subsistencia: la tierra.

El empresario Miguel Facussé y su yerno Fredy Nasser se han dado a la tarea de cercar cientos de manzanas de tierra, en donde una docena de comunidades que antes vivían de la pesca, ahora tienen que cultivar granos básicos para sustentar a sus familias.

La Isla Zacate Grande es parte del archipiélago hondureño en el Golfo de Fonseca, Océano Pacífico, perteneciente al Municipio de Amapala, departamento de Valle, al sur de Honduras en América Central.

De acuerdo al Informe de una delegación Internacional de derechos humanos que visitó la zona en septiembre de 2006, a mediados de los años setenta se unió a tierra firme a través de la construcción de una carretera, para fortalecer las redes de comercio de granos básicos y especialmente mariscos: pescado fresco y seco, camarones y curiles.

Por lo tanto, la isla quedó convertida en lo que hoy conocemos como la Península de Zacate Grande. A partir del año 1990, varios capitalistas nacionales, vinculados a los negocios con el estado y las exportaciones de camarón y melón, se asentaron en la península como el sitio idóneo para la construcción de pomposas mansiones de veraneo.

La pobreza de las comunidades contrasta con la opulencia de los ricos en esta zona

El informe señala que a este grupo de empresarios que manejan el poder político y económico del país, se les conoce desde entonces como el Club de Coyolito, incluso el mismo ex presidente Rafael Leonardo Callejas y otros funcionarios del estado construyeron casas de descanso en la zona.

Estos capitalistas obtuvieron tierra en la zona en muchos casos por compra a precios irresistibles por sus altos montos, sin embargo en la mayoría de los casos, las compras se efectuaron en base de directas o veladas amenazas contra los propietarios originales.

En la medida que aumentó el acaparamiento, muchas familias tuvieron que vender en virtud de que quedaban aisladas, en medio de las nuevas propiedades.

Entre los principales acaparadores de tierras en la península, se identifica a Miguel Facussé Barjum, prominente inversionista nacional con empresas agroindustriales en diferentes países de Centro América y El Caribe y a su yerno Fredy Nasser, próspero empresario de las compañías térmicas y aeropuertos, entre sus negocios más conocidos.

Facussé y Nasser no solamente son denunciados por acaparar tierras, sino también por la destrucción de manglares y otras obras físicas que han afectado el ecosistema en la zona.

La tierra originalmente se ha considerado de carácter nacional, aunque existe un antiguo litigio por su posesión por herederos de Terencio Sierra, quien ocupó la presidencia de la república en los primeros años del siglo anterior.

Centenares de manzanas de tierras están cercadas

Los títulos que presentan estos herederos no han podido ser comprobados fehacientemente, puesto que se supone como dueño de toda la isla al señor Sierra, pero éste la regaló a una nicaragüense y sus hijos, lo que les impedía heredar, en virtud, que conforme a la constitución de 1906, solo hondureños por nacimiento podían poseer tierras aledañas a las costas.

Además, las familias afectadas vienen ocupando las tierras desde hace más de noventa años, no solo cultivándolas, sino estableciendo poblaciones. A la fecha unas 5 mil familias distribuidas en 10 comunidades habitan en la península.

El informe de derechos humanos recalca que los hostigamientos, las amenazas y los encarcelamientos se vienen dando desde hace varias décadas.

Hoy en que el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), visitó la península a solicitud del Movimiento de Recuperación y Titulación de Tierras de Zacate Grande, se vuelven a repetir los hechos del pasado en contra de las familias que habitan este sector olvidado por los gobiernos de turno.

Danilo Corrales, un pescador y agricultor de la zona dijo que a raíz de la crisis generada por el paso del huracán Mitch por Honduras en 1998, es que sale a la luz pública la problemática que enfrentan los pobladores que no poseen títulos de propiedad.

El Movimiento para la Recuperación y Titulación de Tierras de Zacate Grande, está organizado por 5 miembros de las 10 comunidades que habitan la región.

Pequeñas parcelas de tierra de los lugareños, también son pretendidas por Facussé y Nasser

Según Corrales los principales problemas se enfrentan en puerto Grande y la Flor, cuyas parcelas en donde se erigen las humildes casas, supuestamente fueron escrituras por Miguel Facussé, “pero no así los terrenos para poder cultivar nuestros granos básicos”.

Añadió que “nosotros necesitamos terreno para poder cultivar nuestro grano, porque ya no podemos vivir de la pesca, la pesca ya es raquítica y entonces tenemos que cultivar”.

En el año 2004, doce campesinos del Movimiento de Recuperación y Titulación de tierras fueron capturados y enviados a prisión. Solo las protestas de los lugareños lograron su posterior liberación.

Más tarde, narró Corrales que “ellos nos invitaron a una conciliación, en la que se llegó al acuerdo de que ellos nos iban a dar 220 escrituras, de las cuales solo nos dieron 118, quedando pendientes con más de 100 escrituras para nosotros”.

Apuntó que se dieron escrituras de solares en donde se ubican las humildes y maltrechas viviendas, pero no les resolvieron la titulación de terrenos en sectores como el Curil y Playa Julián, así como la escrituración de 220 manzanas de la comunidad de la Flor.

Un grupo de 30 miembros de las comunidades afectadas han sido acusados nuevamente bajo los cargos de usurpación y aprovechamiento ilegal del bosque y destrucción del medio ambiente.

En los tribunales se impusieron medidas cautelares para los imputados, entre ellas, la prohibición de acercarse a los terrenos de Facussé, se les prohíbe hablar con los trabajadores del empresario, deberán presentarse a firmar todos los lunes al juzgado de Amapala y no pueden salir del país.

La única distracción de este pequeño es jugar con su mascota

La audiencia inicial de imputados está prevista para el 20 de junio y los acusados han denunciado la parcialidad mostrada en este asunto, por parte de policías, jueces y fiscales destacados en la zona.

Corrales exigió a Miguel Facussé que cumpla el trato firmado por ambas partes, en el que se establece la escrituración de 220 parcelas de tierra para cultivar.

En el acuerdo, “nosotros reconocíamos el título de él (Miguel Facussé), pero ellos reconocían que nosotros teníamos la posesión, y era por eso que nos iban a dar las escrituras”, recalcó Corrales.

Aunque no se establecieron las colindancias de los títulos que posee Miguel Facussé, se afirma que el próspero empresario posee títulos desde 1982, 1997 y 1998 en la península de Zacate Grande.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2004 - 2008 COFADEH