El Programa Zona Ejecución Noticias Documentos Fotos Publicaciones Contacto
Organizaciones Regionales




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Revela consulta regional
¡La violencia amenaza a juventud hondureña!
Christiane Schulte de la organización AWO Internacional y Coordinadora Regional del proyecto para México, Guatemala y Honduras.

Una consulta practicada a 234 jóvenes procedentes de México, Guatemala y Honduras reveló que la juventud experimenta diversas situaciones de violencia que van desde agresiones interpersonales y colectivas, acoso sexual, discriminación de los maestros y adultos, violencia intrafamiliar, la amenaza de maras o pandillas y agresiones verbales y psicológicas, entre otras situaciones.

Del universo de entrevistados, unos 60 muchachos y muchachas corresponden a las ciudades de Siguatepeque, San Pedro Sula y el Distrito Central, lugares en donde el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), desarrolla el Proyecto Prevención de la Violencia y Desarrollo Integral de las y los Jóvenes, con el apoyo de la organización de trabajadores alemanes AWO INTERNATIONAL.

El estudio señala, además, que en cuanto a la violencia interpersonal, ésta se desarrolla en los centros escolares y es percibida bajo las formas de violencia verbal, física, sexual, moral y psicológica.

No es posible identificar una expresión predominante de la violencia colectiva, sin embargo, esta tendencia se manifiesta como violencia social percibida bajo diversas formas de discriminación hacia las y los jóvenes por ejemplo, como violencia política, percibida particularmente en los encuentros de las y los jóvenes con los cuerpos de seguridad pública y como violencia económica, la que se traduce en la precariedad de las condiciones laborales.

Los resultados fueron dados a conocer en un hotel capitalino con la participación de las y los jóvenes beneficiarios del proyecto, autoridades municipales, fiscales, jueces, educadores, educadoras, representantes de organizaciones que trabajan con la juventud hondureña en diversas áreas.

La Coordinadora General del Cofadeh, Bertha Oliva, dijo que hay una cantidad de hechos y datos que reflejan que el pueblo está atemorizado, o sea “que pareciera que se está cumpliendo lo que nosotros habíamos estado temiendo como es la cultura del miedo que se refleja en el estudio, pero también el silencio que es parte de esa misma cultura”.

Oliva apuntó que “los adultos y los mayores tenemos una gran cuota de responsabilidad para que los jóvenes vivan en este entorno de violencia, pero sabemos que sí hay noticias buenas y es que podemos derrotar el miedo y derrotar la cultura del silencio”.

Por su parte, Josué Murillo del equipo coordinador del Proyecto, enfatizó en los resultados obtenidos en Honduras y sostuvo que es preocupante que las y los jóvenes entrevistados revelen que tienen temor de que les suceda algún crimen ya sea en su casa, en la calle, en los lugares a los que asisten a hacer sus compras, en el trabajo o cuando están solos.

Al respecto, se observa que el hogar es el lugar en el que más seguros se sienten; aún así, el 42.5% de las y los entrevistados comentan que temen que les suceda algún crimen en su casa. El temor al crimen aparece mucho más marcado en el caso de las y los jóvenes guatemaltecos, seguidos de los mexicanos. Y, según sexo, las mujeres manifiestan mayor temor que los hombres.

Murillo agregó que en caso de las maras o pandillas un 68.3 por ciento de los y las entrevistadas aseguró de la existencia de estos grupos en sus comunidades. Un 46.7 por ciento se siente amenazado por las maras o pandillas.

Un 48 por ciento dijo que ha sido agredido físicamente en sus centros de estudio por parte de sus mismos compañeros mientras que un 33.3 por ciento de las muchachas aseguran haber sido objeto de acoso sexual por parte de sus maestros.

Del total de 60 jóvenes entrevistados en Honduras un 55.5 por ciento estaría dispuesto a abandonar su lugar de residencia a causa de la inseguridad, enfatizó Murillo.

La estudiante del Instituto Central Vicente Cáceres, Francia Alvarado, expresó que normalmente uno no está seguro ni siquiera en su propio barrio porque hay pequeñas pandillas, sobre todo chavos que se reúnen para ver qué hacen de malo.

Alvarado añadió que “uno tiene que andar atento porque no sabe en qué momento le van a arrebatar la mochila o lo poco que anda. Creo que una de las medidas es intentar a ayudar a éstos chavos de pandillas para que cambien”.

El evento contó con la participación de Christiane Schulte de la organización AWO Internacional y Coordinadora Regional del proyecto para México, Guatemala y Honduras.

“El proyecto busca que se fortalezcan las organizaciones de los jóvenes para que puedan convertirse en actores de su propio desarrollo, por eso hay procesos de formación y capacitación en derechos juveniles y también hay un trabajo de sensibilización a medios de comunicación e instituciones en materia de derechos juveniles”, explicó Schulte.

Agregó que “la idea del programa es que los y las jóvenes empiecen a organizarse, a meterse con responsabilidad en sus comunidades y que ellos mismos atraigan a otros jóvenes y de esa forma se previene que ellos se relacionen con la violencia”.

La primera fase del proyecto comprendió la organización de redes juveniles y durante el 2008 se prevée una serie de actividades en donde las y los jóvenes promoverán sus derechos, buscarán espacios de participación y realizarán trabajos a favor de sus comunidades.

Más de 130 jóvenes son beneficiarios del Proyecto de Prevención de la Violencia y Desarrollo Integral de las y los jóvenes en Honduras y proceden de las ciudades de San Pedro Sula, Siguatepeque y el Distrito Central.

Durante el 2007 el Cofadeh capacitó y organizó 3 redes juveniles en cada ciudad intervenida.

El Cofadeh es el referente del proyecto para Honduras, así como las organizaciones SODEJU e INICIA lo son para Guatemala y México respectivamente.

2008 - COFADEH