Contáctenos

 

Policía agrede a rectora de la UNAH

Actualizado
6 agosto 2009

Los policías me tiraron al suelo, pero no podemos permitir que se viole la autonomía universitaria, dijo muy indignada Julieta Castellanos, rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, este miércoles cuando unos 300 policías traspasaron el portón.

A eso de las 10 de la mañana los estudiantes universitarios se tomaron la calle enfrente de la UNAH en forma pacífica como una acción para repudiar el golpe de Estado con el presidente Manuel Zelaya y a la vez exigir su retorno y la restauración de orden constitucional. Pasados unos minutos la policía llegó para desalojarlos en forma violenta sin utilizar el diálogo.

Los efectos de los gases lacrimógenos y el dolor de la caída no le quitó el coraje a Castellanos de protestar por la acción ilegal de la Policía Nacional .

Hacía unos momentos la rectora  había sido tirada al suelo por los policías que habían entrado unos metros a la UNAH violando la autonomía universitaria en momentos en que ella junto a los directores Olvin Rodríguez , Ramón Romero y el jefe del departamento de psicología.

Un policía la lanzó por los aires y ella cayó , así lo demuestran imágenes de Canal 36 que se hizo presente a la UNAH para cubrir la represión policial.En el momento que ella junto a otras tres autoridades llega a la escena de la represión, un agente se vino desde el otro extremo le cayó encima con todo y escudo para tirarla y reducirla a la impotencia, irrespetando a la máxima autoridad.

Entraron hasta los edificios, estaban lanzando bombas lacrimógenas y como autoridad no podemos dejar a los estudiantes en indefensión  y no vamos a permitir esta invasión al campus universitario, a la autonomía universitaria, entre más pasan estos hechos peor se pone el país, dijo tras reponerse de la caída .

Castellanos repudió el irrespeto a la autonomía universitaria, acción que ni siquiera en la época represiva de los ochenta se había experimentado en la universidad una violación de esta naturaleza.

El jueves 30 de julio la policía junto al ejército reprimió las manifestaciones pacíficas que se realizaban en la capital y en Comayagua, en las mismas dejó decenas de personas lesionadas y fracturadas. La saña que empleó contra mujeres indefensas ya no es una novedad pues las ha practicado desde el 28 de junio cuando el presidente Manuel Zelaya Rosales fue depuesto a través de un golpe de Estado.

En lo relacionado a lo ocurrido este jueves en la UNAH la rectora denunció que "a mí tiraron al suelo y también al director Ramón Romero, al director Olvin Rodríguez y al jefe de departamento de psicología, nosotros veníamos a conversar para que se retiren porque no podemos permitir eso,  agregó Castellanos quien lamentó que a pesar de haber hablado con el comisionado Somoza, los altos mandos policiales dejaron que las acciones violentas avanzaran".

La máxima autoridad de la UNAH dijo que el desalojo de la vía pública tiene límites y es que la policía no puede usar la fuerza en un hecho de este tipo y menos la utilización bombas lacrimógenas debe tener otros mecanismos para actuar más profesionales respetando los derechos humanos, respetando el derecho a la gente a movilizarse.

Ibamos en son de paz incluso algunos de los compañeros venían con las manos levantadas y lo que recibimos a cambio por parte de los policías fue la agresión, destacó Castellanos.

Por su parte Olvin Rodríguez,  presidente de la Junta de Dirección Universitaria, muy indignado expresó que el atropello físico de que fue objeto la figura emblemática de la Universidad Nacional como es la señora rectora, porque en el cuerpo de Julieta Castellanos han atropellado a más de 80 mil estudiantes, a más de seis mil docentes, a los trabajadores.

Con los ojos enrogecidos producto de los gases lacrimógenos, Ramón Romero denunció el atropello contra los estudiantes, autoridades universitarias sobre lo cual anunció que debe sentarse un precedente para que este tipo de acciones no se repitan en Honduras.

La comunidad universitaria ha sido vejada no solo porque entraron a sus predios sino por el ultraje contra la rectora a quien los policías toletearon, expresó.

Rodríguez pidió la solidaridad de todas las universidades del mundo, "no vamos a permitir que la policía y el ejército se adueñen de la universidad, esto no sucedió ni en la época macabra de Alvarez Martínez".

Ramón Romero, miembro de la Junta de Dirección Universitaria muy afectado por los gases lacrimógenos relató cómo los policías los irrespetaron como autoridades, ha sido terrible lo que hicieron, nos agredieron a pesar que llegamos con las manos levantadas en son de paz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2004 - 2008 COFADEH