Contáctenos

 

Militares obstaculizan labor de defensores de derechos humanos

Actualizado
25 julio 2009

Un coronel de apellido Amaya, al mando de unfuerte contingente militar y policial, obstaculizó la labor de defensores de derechos humanos del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), cuyo objetivo era el de protegerle los derechos humanos a decenas de personas detenidas ilegalmente desde la tarde y noche de este viernes en los lugares aledaños a Las Manos, frontera entre Honduras y Nicaragua.

Miles de personas se desplazaron al lugar para recibir al presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, quien ha permanecido en el exilio forzado desde el 28 de junio, después que militares por instrucciones de civiles de la ultra derecha hondureña, ejecutaran en su contra un golpe de Estado. Fuerzas Armadas mandan a la Policía Nacional.

La delegación de derechos humanos del COFADEH, era encabezada por Bertha Oliva, coordinadora general de la organización que además estaba acompañada por Ellen Verryt, de la delegación internacional de derechos humanos que visitó recientemente el país y comprobó graves violaciones a los derechos humanos.

Los esfuerzos por convencer a los militares de la necesidad del paso duró muchas horas en Arenales, El Paraíso, donde se encontraban cientos de hombres, mujeres y niños que pretendían llegar hasta donde se encontraba Zelya Rosales.

Oliva conversó con el jefe policial de apellido Ferrufino quien estaba al mando de los policías que se encontraban impidiendo el paso, éste prometió que la deleación pasaría, pero al intentarle se le cerró el camino, al consultarle el por qué después de dar el permiso ahora se negaba, éste dijo "ya vino el comandante y ahora tienen que conversar con él", tras señalar donde se encontraba Amaya.

El comandante en mención, un hombre de mirada dura fue llamado por la primera dama Ximara Castro de Zelaya para que le permitiera el paso y el militar en forma burlezca le manifestó que "no hay paso para nadie y si lo hubiera, yo la voy a mandar a llamar tal como usted lo hizo conmigo", demostrando una clara falta de respeto hacia la señora que se encontraba junto a César Ham y Silvia Ayala, diputados ante el Congreso Nacional por el Partido Unificación Democrática, UD.

Los celulares de la comisión del COFADEH sonaban a cada momento reportando detenciones, personas heridas y dos desparecidos que fueron detenidos por los retenes militares-policiales. Pedro Mandiel, uno de estos dos últimos apareció asesinado a inmediaciones de un retén ubicado a pocos metros de Alauca, El Paraíso.

La obstaculización de la labor en pro de los derechos humanos de los y las detenidos violentó la Declaración sobre los Defensores de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidos, el 09 de diciembre de 1998.

Quedó bien claro que las Fuerzas Armadas están sobre la Policía Nacional, por la sumisión de los jefes policiales y la prepotencia de los militares al abusar del poder que le dan las armas y la impunidad en que hasta ahora tienen las acciones represivas que han cometido contra la población civil desde el 28 de junio.

La indefensión en que se encuentran las y los ciudadanos hondureños al no contar con las acciones que les ordena la Ley a las instituciones como el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), la Fiscalía de los Derechos Humanos y la Corte Suprema de Justicia, conlleva la ejecución de graves violaciones a los derechos humanos por los militares y policías, pero la complicidad de estas instituciones estatales también son sujetas de acciones judiciales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2004 - 2008 COFADEH