Lecciones Aprendidas

Para el Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (COFADEH), la Marcha Nacional por la Vida, resultó un ejercicio exitoso de participación ciudadana contra toda adversidad, nos ha dejado extraordinarias lecciones al movimiento social y al país en general.

Los efectos, en su mayoría positivos, están mezclados lamentablemente con hechos negativos que debemos denunciar sobre la instancia de compromiso ambiental entre el Gobierno y los representantes de la Marcha Nacional por la Vida.

•  EL saqueo desesperado de los cortadores ilegales de madera, auténticos criminales del bosque, quienes han entrado en frenesí después de la Marcha ante la petición de una veda escalonada que empiece en el Departamento de Olancho.

•  La intolerancia del Ministerio de Gobernación al expulsar al ciudadano español Miguel de Arriba que ejerció su derecho a la libertad de expresión durante 13 años entre nosotros, y que fue entusiasta reportero electrónico de la Marcha por la Vida.

•  El despido abrupto del Coordinador Nacional del Movimiento de Delegados de la Palabra de Dios, Rufino Rodríguez, quien tras concluir la conducción de la Marcha desde Oriente recibió su cancelación en la Municipalidad de Danlí, acompañada de amenazas verbales del Gobernador Político del Departamento de El Paraíso, por haber encabezado esta cruzada por la vida de los hondureños.

•  La censura impuesta a sacerdotes y laicos que trabajan en los medios católicos a nivel nacional respecto a la cobertura de la Marcha, acompañada de campañas difamatorias en su contra, por presiones directas del Gobierno de la República sobre la jerarquía capitalina.

Pero la Marcha por la Vida también nos ha dejado la convicción de una población organizada y no organizada que está lista para la solidaridad en la defensa de sus recursos naturales.

Una Iglesia de base, que venció la confusión y el miedo de su jerarquía capitalina, y que no le importó enfrentar con Fe la inconsistencia del Gobierno.

Una comunidad internacional sensible al respaldo político de las acciones de resistencia cívica por la vida en Honduras, sin importar la hostilidad y el encierro del Gobierno local.

La Marcha, ciertamente, abrió la voluntad política del Gobierno para tomar acción a favor de los recursos naturales en los cuatro puntos del país. Confiamos que esta energía social limpia, digna y honesta de las comunidades no sea defraudada con dilatorias.

La Marcha nos deja a todos la lección que el pueblo, antes que seguir consignas o manifiestos, está dispuesto a perseguir objetivos de futuro, desde la proximidad de sus intereses y creencias.

En esta oportunidad anunciamos para fecha inmediata un Acto Público de Rendición de Cuentas de la Marcha Nacional por la Vida, no sólo detallando los lempiras invertidos en su organización y realización, sino también denunciando los obstáculos que hubo que vencer y las puertas que tuvimos que abrir.

De los Hechos y los Hechores
¡Ni Olvido Ni Perdón!

 
Inicio
Desaparecidos
Historia
Publicaciones
Documentos
Casos
Voces contra el Olvido
Testimonios
Memorias Vivas
Violadores de DD.HH.
CONTACTENOS
© COFADEH, 2005 Contactenos - Inicio