PRESIDENTE MADURO PIDE PERDON A FAMILIARES DE JUAN HUMBERTO SANCHEZ Y DE DIXIE MIGUEL URBINA, ASESINADOS EN HONDURAS

El 5 de noviembre de este año, en un acto público realizado en la Casa Presidencial y en su calidad de Jefe de Estado, el Presidente hondureño Ricardo Maduro pidió perdón a los familiares de Juan Humberto Sánchez y de Dixie Miguel Urbina, quienes fueron asesinados por agentes del Estado y cuyos casos fueron presentados al sistema interamericano por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional CEJIL y el Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Honduras COFADEH.

El perdón a los familiares de Juan Humberto Sánchez obedece a la sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra Honduras, emitida el 4 de julio de 2003. Sánchez era ciudadano hondureño, pero trabajaba como operador de “Radio Venceremos” del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en El Salvador. Luego de la amnistía decretada en el gobierno del Presidente Rafael Callejas, regresó a su país en donde fue detenido ilegalmente por el Ejército de Honduras el 11 de julio de 1992. Su fue encontrado el 22 de julio del mismo año en las riberas del Rio Negro (límites de Honduras y El Salvador), con un disparo en la frente y señales de tortura. Este reconocimiento presidencial es el segundo paso en el cumplimiento de la sentencia emitida por el máximo órgano de justicia interamericano: el primero se realizó el pasado 25 de agosto del presente año, cuando el Estado exhumó los restos de Sánchez.

El joven Dixie Miguel Urbina fue detenido por agentes policiales el 22 de octubre de 1995 y posteriormente desaparecido a pesar de la inmediata denuncia de su detención y de los recursos internos interpuestos por sus familiares para encontrarlo. Sin embargo, ante la falta de investigación, CEJIL y COFADEH presentaron la denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington, la que finalizó con un acuerdo de solución amistosa entre el gobierno y los peticionarios, y uno de los compromisos del Estado fue pedir perdón públicamente a los familiares.

En el acto público, el Presidente hondureño expresó: “la tarea que hoy me toca llevar a cabo, es quizá una de las más penosas de mi gestión como Presidente de la República: reconocer que en administraciones anteriores de mi país se cometieron abusos y graves violaciones a los derechos de las personas”. En su discurso también afirmó que “la construcción de una democracia puede exigir grandes sacrificios, pero ésta nunca debe hacerse violentando las libertades e infringiendo nuestros derechos”. Ricardo Maduro es el primer mandatario en Honduras que realiza un acto de esta naturaleza.

En el caso de Juan Humberto Sánchez, queda pendiente que el Estado implemente un registro de detenidos para evitar detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas de personas, la investigación para enjuiciar a los autores intelectuales y materiales del asesinato, y las reparaciones económicas ordenadas por la Corte a favor de los familiares.

Respecto al caso del joven Dixie Miguel Urbina, el Estado debe publicar el acuerdo de solución amistosa en un diario hondureño, reparar económicamente a sus familiares y construir una obra con el nombre del joven que mantenga viva su memoria en el pueblo hondureño. El acto de disculpas públicas realizado por el Presidente de Honduras, es apenas el primero realizado dentro del marco de los acuerdos de solución amistosa del caso.

 
Inicio
Desaparecidos
Historia
Publicaciones
Documentos
Casos
Voces contra el Olvido
Testimonios
Memorias Vivas
Violadores de DD.HH.
CONTACTENOS
© COFADEH, 2004 Contactenos - Inicio